De los misterios de la memoria… otros inviernos, ¿eran más fríos?

Frío. Mucho frío. Tanto… que se me congelan hasta las ideas para escribir. Los dedos se agarrotan y la vida fluye lenta. Los campos amanecen helados y las temperaturas caen. Estamos en otoño: las hojas caen de los árboles, olor a castañas asadas, estufas y calor humano.

Esta es la época del recogimiento, del descenso del ajetreo, de catarros y mocos. ¿Y las personas? Abrigadas hasta arriba, con bufandas, 3 jerseys, 2 chaquetas, botas fuertes, guantes, gorro…

“Parece que este invierno viene más frío” – dice una señora en la parada del autobús.

– Sí, así es.- contesto yo.

Y en mi mente una pregunta: ¿Cómo sabemos que hace más frío?

Recuerdo cuando estudiaba la carrera y estudíabamos cómo funciona la memoria en realidad. Hasta la fecha pensaba- como el común de los mortales- que la memoria era como una caja, un espacio en el que guardábamos cosas hasta el momento del recuerdo. No es una idea tan descabellada, pues durante mucho tiempo así se pensaba. Lo llamaban “huella” a cada recuerdo y decían que con el tiempo esa huella se iba haciendo más débil. ¿O acaso no os pasa que recordáis mejor lo que hicisteis esta mañana que la mañana de la semana pasada?

Pero claro, como todo en psicología, la memoria se estudió y requeté-estudió. Se hicieron experimentos y se describieron fenómenos. Aquella caja única llamada memoria pasó a dividirse en 3 partes: memoria inmediata, memoria a corto plazo y memoria a largo plazo. Eran 3 cajones con propiedades diferentes. Funcionaban de forma diferente.

  • La memoria inmediata era muy rápida, muy fugaz. Un recipiente muy pequeñito capaz de meter de todo. Es la del día a día… o mejor dicho, la del momento. La que nos hace “recordar” dónde estamos, qué hacemos, quiénes somos…
  • La memoria a corto plazo es aquella que desgastamos los estudiantes aprendiendo las cosas “de memoria”. También esta se dividió en 2 en función de si la información es verbal o no verbal.
  • La memoria a largo plazo es como aquella biblioteca en la que guardamos de todo, por categorías. En función de cómo guardemos los libros en nuestra biblioteca, será más fácil encontrarlos.

Posteriormente se descubrió que no todas las personas recordaban lo mismo ante los mimos hechos. Se habló de variables que influían en al recuerdo, no sólo el tiempo que había pasado. ¿No es verdad que recordamos mejor cosas que nos impactaron especialmente? Las emociones influyen en el recuerdo y lo hacen de forma notable. Recordamos el primer beso, el primer novio, el primer día de cole, el primer viaje…Son situaciones que “alteran” nuestras emociones y esos hechos se quedan como “grabados”. Seguramente recordemos mejor estos  hechos que los de un día normal, en el que no haya pasado “nada relevante”.

Del mismo modo, en una clase o en una reunión seguro que no recordaremos todo el contenido. Se habla de:

– El efecto de primacía, porque recordamos mejor lo primero que nos dicen

– El efecto de recencia, para decir que recordamos mejor lo último que nos dicen

Así se concluyó que el recuerdo no es una imagen fiel de la experiencia real, como una foto. Sería más bien como si pintáramos de nuevo la realidad y cada uno, más o menos inspirados, construimos la realidad, incluso somos capaces de recordar cosas que no han pasado, haciendo uso de nuestra imaginación.

Por ello, tal vez tuviera razón aquella señora al decirme que hace más frío que otros inviernos, pues ella ha vivido más inviernos que yo, sin embargo hay que tener cuidado de no fiarnos demasiado de lo que recordamos. Haya más o menos frío, abríguense y hasta la próxima semana.

Un chocolate calentito para aliviar el frío

Un chocolate calentito para aliviar el frío

PD: Ha caído en mis manos la famosa LOMCE… lectura interesante para calentarme un poco.

Anuncios

5 comentarios el “De los misterios de la memoria… otros inviernos, ¿eran más fríos?

  1. La memoria estupenda la explicación ( como siempre) ; Pa calentarse mejor una chimenea y un cafétín o un chocolatín

  2. Hablando de memoria y recuerdos, la foto me trae a la memoria a marta profe y el post me hace reflexionar sobre la necesidad de ser yo misma la que ordene las ideas cuando toca estudiar.

  3. […] No, no voy a relatar el típico cuento de navidad ni explicar si hace más o menos frío en esta época. Lo cierto es que con frío o sin él… llevamos un año […]

  4. […] de la memoria adaptativa. Como ya hablaba en otro post, la memoria se “construye” en el momento del recuerdo. Pues bien, los recuerdos son una […]

  5. Hawk dice:

    Your website has to be the elineroctc Swiss army knife for this topic.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s