Llevan un año esperándolo

Ya queda poquito para esas fechas que todos anhelamos con buenos deseos y enormes sonrisas. Hace frío, llega el invierno, pero parece que nuestras casas se llenan con el calor del hogar. No, no voy a relatar el típico cuento de navidad ni explicar si hace más o menos frío en esta época. Lo cierto es que con frío o sin él… llevamos un año esperándolo.

Un año marcado por malas noticias… que si crisis, recortes, desempleo… se merece un momento de paz y reflexión. Este es un momento para hace balance de todo el año, las preocupaciones lentamente parece que se desvanecen y nos sumergimos en otro fenómeno: el espíritu navideño.

Este año seguramente, consecuencia de la crisis y el momento que estamos viviendo, el número de compras no sea el mismo que en años anteriores y veremos un publi-reportaje con relatos de comerciantes que digan “este año se ha notado la crisis” o “han bajado las ventas” y una voz en off nos invitará a consumir. También se hablará del gasto medio por hogar para llenar la mesa de viandas y mi madre dirá  aquello de “creo que a mí no me han preguntado lo que me gasto en Navidad, porque ni de lejos llego a esa cifra”.

¿Navidad = consumo?

¿Navidad = consumo?

Entre tanto consumismo vendrá el señor de rojo y los 3 monarcas mágicos. Ya seas niño o adulto a nadie nos disgusta un regalo por estas fechas. Por supuesto este año no faltarán los sorteos, pero con una sorpresita… los impuestos. Ésos que no han dejado de crecer este año con la subida del IVA.

Todo son buenos deseos y propósitos de enmienda con motivo de “estas fechas tan señaladas”. Nos portaremos mejor porque así manda la tradición. Es un mensaje inoculado desde pequeños. Si te portas mal, no habrá regalo, recompensa. Y yo me pregunto:

¿Sólo hay que portarse bien en estas fechas?

En estas señaladísimas fechas hacemos cosas que en otra época no haríamos. No sé si será el frío que nos aletarga los sentidos o nos dejamos contagiar por el consabido espíritu navideño. Algunos ejemplos de lo que hablo:

  • Nos dejamos ver por familiares que nunca veríamos
  • Asistimos a cenas, comidas, desayunos en las que comemos “all you can eat” como si no existiera un mañana
  • Nos disfrazamos con jerseys con motivos navideños
  • Hacemos obras de caridad

Hablando de caridad, toca hablar de las ONG’s. Ésas que parece que sólo existen en estas fechas, a pesar de que su trabajo dura todo el año. El incesante bombardeo de información en estas fechas hace que me cuestione.

¿Existen más formas de colaborar con una ONG que la simple contribución económica?

La respuesta es SÍ: el voluntariado a través de sus programas y proyectos. Aunque no se promociona tanto. Las ONG’s aprovechan el consumismo y, de forma lícita reclaman fondos para sus proyectos. Si eres una de esas personas inquietas- como yo- no te limites a ser socio de 20 ONG’s- Voluntarízate!

Mi reflexión hasta la fecha es: La navidad se ha convertido en un modelo de consumo y caridad, que en nada beneficia a la sociedad. No creo que el espíritu navideño sea gastar y gastar, sino más bien compartir. Tampoco creo que haya que ser buenos sólo en Navidad.

Esos jerseys que sólo se regalan y se ponen en Navidad

Esos jerseys que sólo se regalan y se ponen en Navidad

Llevamos un año esperando… ¿a qué? ¿a quién? Este año os pido que reflexionéis sobre las tradiciones navideñas y que no se pierda en buenos deseos que nunca se cumplen o promesas que se rompen después de Reyes. La Navidad es una tradición adornada con purpurina, espumillón, lazos y papel de regalo. Sed buenos, moderad el consumo, ayudad a los demás, pero no porque sea Navidad, sino porque de verdad creáis que esté bien.

Ser solidario es ayudar a los demás, no sólo porque esté marcada una fecha en rojo en el calendario, sino porque es justo hacerlo todo el año. No os preocupéis mucho por el futuro (recordad el “mindfulness”).

En definitiva, espero que os haya gustado el post de hoy, aunque sea más bien una opinión personal… algo así como un “toque a vuestra conciencia”.

Me despido hasta el nuevo año y os dejo una de esas promociones que, no sé si me gusta o disgusta, pero como es música me entretiene.

Sed felices y felices fiestas.

Anuncios

2 comentarios el “Llevan un año esperándolo

  1. José Manuel G. dice:

    Anoto el toque de atención. Aún así me sigue gustando el “espíritu navideño” aunque sólo sea algo volátil. Lo bueno sería mantenerlo todo el año.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s