CUANDO LOS CABLES SE CRUZAN

cabezaA la espera de recoger más ideas sobre lo que es o deja de ser el medio ambiente (anterior post de la que escribe), hoy voy a cambiar radicalmente de tema. En realidad como estoy con síndrome pre-vacacional y un pelín saturada, hoy os voy a utilizar para descargar emociones y haceros una confesión….. ¡SI! ¡¡A MI TAMBIÉN SE ME VA LA CABEZA!!

¿Os ha pasado alguna vez que por un motivo pequeño os suben los calores, se te cruzan los cables y hacéis o decís cosas de las que sabes que te vas a arrepentir?

Pues ayer tuve uno de esos días.

Hace ya unos cuantos días, las profesoras del ciclo que estoy estudiando, nos comentaron que iba a haber una charla en la que iban a participar tres chicas sordas y dos intérpretes de lengua de signos con distintos bagajes académicos y profesionales. Pero que, por desgracia, como iba más dirigida hacia las personas del segundo año (el ciclo de interpretación de lengua de signos son dos años), iba a ser toda en Lengua de Signos, sin intérpretes. Aun así era conveniente para nosotras ir y hacer el esfuerzo. Añadieron además que como no se trataba de que nos metieran un rollo ni nada así, pensásemos en algunas preguntas para pasárselas a ellas, pero sin preocuparnos porque no tendríamos que hacérselas nosotras (para que estuviéramos tranquilas). En función de las mismas nos contarían lo más relevante.

Hasta ahí todo bien.

La charla en cuestión tuvo lugar ayer. Fue muy interesante y aunque muy cansado para las que estamos empezando, pues la concentración tiene que ser del 100%  si no quieres perderte, entendimos bastante y lo disfrutamos plenamente hasta que llegó ese gran momento tan intenso (y tenso) en el que dicen: “¿alguien quiere hacer alguna pregunta? Evidentemente esa tensión, que ocurre en muchas ocasiones, se multiplica por diez cuando toda la charla, vuelvo a repetir, ha sido en lengua de signos (sin intérprete) y sólo puedes preguntar en esa lengua (poneros en la situación). Pues ahora añadirle otra presión más, ese otro gran momento en el que como las de segundo preguntaron poquito, una de nuestras profesoras se gira hacia nosotras (las chicas de primero) y una y otra vez nos dice con cara de asombro: ¿preguntas no hay?. Y otra profesora: “que pregunten, que pregunten, que aprovechen”. Pero vamos a ver, almas de mi vida, que si no preguntamos es porque no podemos (aun), y porque no era ese el trato ¡¡leñe!!

Creo que ahí ya mis cables empezaron a liarse unos con otros. Pero las chispas no salieron hasta que la remataron con una pequeña broma sobre que si no llevábamos chuletas no sabíamos. Y aunque en realidad tenían razón, ahí ya hice ¡¡¡PLUFFF!!! El corazón se me aceleró, el calor me subió a la cara y me fui como alma que lleva el diablo, sin despedirme, sin decir nada y con cara de mierda (hablando mal y pronto).

Lo bordé además calentando las cabezas de mis compañeras con mi cabreo y mi frustración por no poder expresar claramente, en lengua de signos, ese malestar a las profesoras.

Hoy, ya descansada, con la mente más relajada creo que es una tontería que no debería de haberme afectado tanto, menos aun cuando lo que se habló fue de mi agrado y el ambiente era muy bueno.

Necesito saber si a más gente le pasa esto y por supuesto pedir una opinión a los psicólogos que haya por aquí, porque son reacciones tan repentinas que a veces me digo que esa en realidad no soy yo. Pero sí que lo soy, es otra parte mí…pero… ¿Para qué reacciono así? ¿Cómo se controla? ¿Qué se puede hacer para que dé resultado eso que dicen de cuenta hasta 10 y todo pasará?

¡¡¡¡¡Uffff!!!!! QUÉ DESCANSO AMIGOS/AS.

Anuncios

4 comentarios el “CUANDO LOS CABLES SE CRUZAN

  1. Jajaja…es eso que yo llamo “que te saquen los ojos y meen dentro” (perdón por el término)…yo no puedo hacer una valoración profesional porque no soy psicóloga pero creo que tendrá algo que ver con la tensión emocional que tengas acumulada.Bueno…si esto te ha servido de desahogo, bienvenido sea!!…a ver si alguien puede darte una interpretación más válida, estaré al tanto que nunca está de más…

  2. José Manuel G. dice:

    Ese “salto de automáticos” demuestra tu grado de implicación y por tanto tu profesionalidad. Y está claro que le pones mucha pasión a lo que estás haciendo.

    Yo de psicología nada. Pero lo entiendo como un signo de buen hacer.

    Que razón tienes cuando comentas en como nos sentimos al día siguiente de la “erupción” jjj.

  3. Lia García dice:

    Gracias gente!! un alivio que os parezca normal!! Ahora ya más descansada se ven las cosas de otra forma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s