Procrastinación o el arte de dejar para mañana lo que puedas hacer hoy

Empezamos nuevo año en el blog. Espero que las fiestas hayan sido agradables y el descanso merecido.  Seguramente, con este nuevo ciclo,  muchos habréis hecho propósitos,  pequeños deseos de cambio en vuestras vidas. Cada año es lo mismo: nos planteamos cosas que tenemos que hacer…pero ¿las hacemos realmente?

 Ya me he pasado un párrafo entero divagando y soltando sermones sobre propósitos y no me he centrado en el tema que titula el post. Lo sé, queridos blogueros, entre mis propósitos para este año está el no dejar para mañana lo que pueda hacer hoy. Me he propuesto no ser  un procrastinador.

Proponer o procastinar

Proponer o procrastinar

¿Y qué es eso de la procrastinación? Es algo que todos hacemos en mayor o menor medida en nuestra vida. Se trata de postergar, dejar para después, decir  en un momento dado eso de “ya lo haré”. Un procrastinador no dirá de sí mismo que lo es (fundamentalmente porque no sabrá que lo es) y a lo sumo, sus amigos dirán que es perezoso.  Nada más lejos de la realidad. El perezoso no hace las cosas porque no quiere, el procrastinador, sencillamente no puede.

Ya que es algo que nos pasa a todos en mayor o menor medida es un mal bastante extendido. A algunos les pasa de forma crónica y es aquí cuando el mal se convierte en problema. Afecta a muchos ámbitos de la  vida:

  • En la vida diaria, siendo incapaz de acudir al médico, ir a la peluquería, quedar con aquel amigo…
  • En nuestra vida profesional, cuando no entregamos el informe a tiempo, no hacemos aquella llamada…
  • En nuestro desarrollo profesional, cuando no buscamos un mejor trabajo, intentamos ascender…

Algunas trampas que el procrastinador se hace a sí mismo vienen en forma de excusas:

  • No es una tarea importante
  • Es muy difícil, la haré más tarde
  • Revisará primera el correo
  • Me tomaré algo antes de empezar
  • Me cansé de hacer esto, cambio por esto otro…

Ya sea por falta de motivación (la tarea es aburrida), dificultad (la tarea es difícil) o indecisión (tener varias opciones) el procrastinador pasará por 3 angustiosas fases:

Está controlado.  

Es aquella fase en la que la fecha límite para entregar una tarea (o escribir un post) nos parece muy lejana en el tiempo (15 días). Mentalmente pensamos que todo está bajo control, nos relajamos y, aunque nunca hayamos hecho la tarea, subestimamos la dificultad o nos sobrestimamos en nuestra capacidad.

¡No está controlado!

Se traduce en ese momento “quedan 2 días para la fecha límite y no he empezado” (o he visto a Lía y me he acordado que tengo que publicar mañana el post). Mentalmente no hay autoengaño que valga. El tiempo se nos ha echado literalmente encima y tenemos que empezar a trabajar para alcanzar la fecha prevista (aunque nos dediquemos a escribir el post por la noche).

Llegamos por los pelos

Hemos cumplido el objetivo (hemos publicado a tiempo) y surge otro autoengaño: “trabajamos mejor bajo presión”.  Con esta idea, reforzamos la conducta y volveremos a retrasar la tarea la próxima vez. Si realmente queremos hacer un buen trabajo, necesitaremos tiempo suficiente.

Procastina ahora y entra en pánico más tarde

Procrastina ahora y entra en pánico más tarde

¿Cuál es la solución? Lo cierto es que el procrastinador , en muchos casos,  tiene un problema de gestión de tiempo:  no sabe cómo gestionarlo de manera eficaz para llevar a cabo sus tareas.

Una primera solución sería  analizar el uso de nuestro tiempo.  Comenzaremos por hacer un horario con todas nuestras tareas, dedicando más tiempo a aquellas que sean más complejas o sean más novedosas. Este horario debe ser flexible. Podemos complementarlo con una lista de tareas pendientes e ir anotando cada vez que cumplamos una.

Quizá el problema no sea identificar las tareas y el tiempo, sino cumplir el propio horario. Para ello se propone una solución en 3 pasos:

Practicar la acción rápida

Acostúmbrate a tomar decisiones rápidas. Todos los días decide hacer 5 cosas novedosas: leer unas páginas de un libre, salir a correr, cocinar… Cada vez que decidas hacer algo y lo hagas, estarás venciendo la procrastinación.

Elige el mejor momento para actuar, cuando la emoción es fuerte

Si deseas hacer algo, ¡hazlo! Muchas veces en nuestra vida, tenemos ganas de hacer algo y nos embarga una emoción, una energía en el cuerpo que nos invita a la acción. Es el momento oportuno para hacerlo. Es la fase de atrevimiento. Guiados por la inercia del momento tendremos la valentía suficiente para hacer casi cualquier cosa que nos propongamos.

Celebra que tomaste la decisión

Junto con tomar decisiones y hacer lo que nos pida el cuerpo, ésta es la más importante. Concedernos un capricho, un regalo después de acabar la tarea es la mejor forma de reforzar lo aprendido.

Aprende a gestionar tu tiempo

Aprende a gestionar tu tiempo

Una vez hechos los 3 pasos estás en el camino correcto del no procrastinador. Puedes usar además algunos consejos o estrategias como estos:

  • Redacta lo que quieres conseguir y cuándo: es decir, un objetivo. Tiene que ser realista y posible. No pidas ser millonario, pide ahorrar 500 para las vacaciones, por ejemplo.
  • Aprende que los objetivos son tu meta a largo plazo: Plantéate metas a corto plazo. Aprobar el curso puede ser muy lejano, plantéate aprobar matemáticas.
  • Identifica tu momento del día más productivo y condensa actividades en esa parte. Ya seas nocturno o diurno, cada uno tenemos un “momento más productivo”.
  • Concede más tiempo a tareas nuevas: No sabes cuánto tiempo vas a gastar en una tarea que no has hecho nunca. Si te sobra tiempo, concédete un descanso.
  • Contempla las interrupciones (que las habrá) en tu horario
  • Prioriza las actividades y tareas:
    • Primero  los objetivos esenciales y urgentes
    • Segundo las que se pueden posponer pero no dejan de ser importantes
    • Tercero las que pueden posponerse largo tiempo
  • Divide y vencerás: Muy en la línea de las metas. Divide un objetivo grande en objetivos más pequeños. Por ejemplo, para aprobar el curso, tengo que aprobar todas las asignaturas.
  • Simplifica: Ahórrate tiempo en viajes. Si se puede mandar un mail o llamar por teléfono, es mejor que visitar a todas y cada una de las personas.
  • Acostúmbrate a terminar antes de la fecha límite. Te dará tiempo de revisar la tarea.
  • Di no a demandas de tareas de los demás que no puedas asumir: De esta forma evitarás agobios innecesarios.
  • Ordena tu zona de trabajo: Te mantendrá atento a una sola cosa a la vez y evitará distracciones.
  • Comete errores y aprende de ellos, así será más fácil perder el miedo al fracaso que te hace dejar las cosas para luego.
  • No te presiones y da lo mejor de ti. No busques la perfección, sólo la satisfacción de un trabajo hecho.

Espero que estos consejos os ayuden a vencer este mal tan extendido y, si aún no sabes si eres un procrastinador nato, te invito a que visites este portal temático. Haz el test y consulta las posibles soluciones que te proponen.

Espero que el artículo os haya resultado interesante y, si es así, dejad un comentario. Gracias por leernos y ¡feliz año nuevo!

Anuncios

12 comentarios el “Procrastinación o el arte de dejar para mañana lo que puedas hacer hoy

  1. José Manuel G. dice:

    Me confieso procrastinador. Seguiré los consejos

  2. Yo también, de hecho, he aplazado la lectura del post :P jejeje Es broma, genial el post Iván, intentaré seguir tus indicaciones.

  3. bueno bueno mencanta este post jijij
    buscabas algo que encajara con todo el grupo verdad?

  4. Uff Iván!…yo creo que soy una procrastinadora de la procrastinación…me leeré este post cien mil veces, haré mil cursos de gestión eficaz del tiempo, pediré ayuda y…probablemente seguiré procrastinando…Bueno, esta vez intentaré tomarmelo más en serío y ponerme pequeños objetivos en el día a día para ver si puedo irlos cumpliendo…
    Justo estaba pensando en que siempre me quedo corta en mis pretensiones, como madre siempre dije que me hubiera sobrado con media hija, a nivel profesional parece que nunca estoy satisfecha…igual es que necesito ser más realista y aprender a conocerme un poquito.
    Como siempre Iván un post excelente y de mucha ayuda…Gracias!!

    • Iván Arias dice:

      Gracias Marta! Yo también me confieso muy procastinador. No sé si el secreto está en ser realista con nuestros objetivos o conocer nuestros límites… más bien creo que se trata de si tenemos que hacer algo, ¡hacerlo! Con el paso del tiempo las “Tareas pendientes” se convierte en un “Almacén de Tareas nunca hechas”
      Este año he aprendido a hacer las cosas que quiero y ya tendré tiempo de arrepentirme luego…o aprender…

      Un saludín

  5. […] semana pasada hablábamos de cómo gestionar nuestro tiempo y no caer en la procrastinación. Esta semana me gustaría que viajáramos juntos a un mundo un poco especial: el mundo emocional. […]

  6. JORGE H. CARRILLO dice:

    Ivan,
    Excelente artículo. La verdad que si tenemos mucho por hacer, ya que nuestra vida diaria se divide en asuntos Personales, laborales, espirituales, Familiares, y con la comunidad o lugar donde vives, y cada uno de esos segmentos genera “actividades” o tareas por realizar.
    El asunto es saber identificar qué impacta mas en tu vida para que lo hagas primero.
    Saludos Cordiales desde Guadalajara, México.

    • Iván Arias dice:

      Gracias Jorge. El asunto se complica si vamos acumulando tareas sin hacer. ¿Qué hacemos primero? Lo que tiene fecha de entrega, lo que es más importante para nosotros, nuestro jefe, nuestra familia… El equilibrio llega, pero hasta que llega… Saludos y gracias por leernos

  7. Procrastinador Man dice:

    Definitivamente soy procrastinador.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s