Un “TODO” conectado III

¿Qué es el Desarrollo?

¿Y la Sostenibilidad

 Entonces…¿es posible juntar ambas palabras y qué ese nuevo concepto tenga sentido?

Voy a intentar en este penúltimo post sobre un “Todo conectado” mantenerme imparcial y sólo dar las definiciones, aunque os advierto que me costará y que seguramente alguna coletilla se me escape que revele mi opinión…

Así que allá vamos.

Comencemos por las definiciones según la RAE:

–    DESARROLLO: Dicho de una comunidad humana, progresar, crecer económica, social, cultural o políticamente.

–    SOSTENIBLE: Dicho de un proceso, Que puede mantenerse por sí mismo, como lo hace, p. ej., un desarrollo económico sin ayuda exterior ni merma de los recursos existentes.

Pero vistas estas definiciones y tal y como está yendo la vida en la actualidad, el modelo económico en el que (a pesar de la crisis) seguiremos, el modo de entender qué es el progreso o crecimiento de una población, sólo usando la pesa del dinero y la explotación de recursos… ¿es posible un desarrollo sostenible?

Como quien dice, “hace un suspiro”, en el año 1987 este término se acordó en el llamado “Informe Bruntland” (por si os interesa Gro Harlem Brundtalnd es una política Noruega, doctora en Medicina que ocupó varios cargos en el Gobierno de su país y también fue Directora General de la OMS). En dicho informe se definió desarrollo sostenible como: “aquel que satisface las necesidades de las generaciones presentes sin comprometer las posibilidades de las del futuro para atender sus propias necesidades”

(¿Os gusta esta definición…..?)

Vamos a hacer un retroceso en nuestra historia de “progresos” para ver cómo se llegó finalmente a pensar al menos un poco, en el medio ambiente.

Desde finales del S XVIII, cuando se produce la Revolución Industrial el modelo de desarrollo seguido por la humanidad es insostenible, una de las principales razones era la implantación de la idea de que los beneficios derivados del desarrollo siempre serían muy superiores a los perjuicios ambientales. Desde entonces el sistema se basó en una explotación sin razón de los recursos que, junto con el aumento de la contaminación, lleva a un deterioro medio ambiental progresivo del planeta hasta llegar a la situación que vivimos hoy día. La conciencia empezó a despertar a partir de que algunos incidentes alertaron sobre los problemas sanitarios claramente relacionados con la contaminación generada por la industria, además de las molestias debidas a olores y ruidos, impactos de tipo estético, etc. A estos fenómenos de ámbito local después se sumaron otros de ámbito más amplio, como las lluvias ácidas, la deforestación, la escasez de agua potables, los incidentes de 1952 en Londres (SMOG ácido + condiciones meteorológicas adversas = 4000 muertes), los graves accidentes de Chernobyl, Seveso y Bhopal (+ de 2500 muertes y otras consecuencias secundarias aún por ver), e incluso fenómenos de alcance planetario como la destrucción de la capa de ozono.

En 1972 tiene lugar la “Conferencia Mundial sobre el Medio Ambiente Humano” y a partir de ella la problemática ambiental se ha ampliado, llegando a diferentes estratos sociales y políticos. Fue un punto de inflexión en el que se llegaron a dos conclusiones contundentes:

1.        La sociedad mundial no vive en sistemas separados, sino que cada sistema interactúa en un sistema más amplio del cual es parte estructural y funcional y que, por lo tanto, toda acción antrópica, tarde o temprano, trasciende a dimensiones espaciales y temporales.

2.        La acción antrópica ha alcanzado proporciones tales que la gestión de sus efectos sobre el medio natural requiere de una acción global.

De este modo poco a poco se fue llegando a una idea común: la forma de crecimiento basada en la explotación de recursos finitos no podía ser infinita.

Es una historia de muchos años y muchas reflexiones y teorías diferentes, resumida en cuatro líneas, que conste. Pero nos sirve para guiarnos y comprender el porqué de esa Conferencia (Estocolmo, 1972) y el porqué de la preocupación.

Continuamos con el Informe Brundtland (también llamado “Nuestro Futuro en Común”) y con cómo siguió evolucionando este término de desarrollo sostenible. Unos años después, en 1992  el término cobró importancia durante la Cumbre de Río de Janeiro, cuyo lema fue  Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible. Este momento fue clave para la comprensión de que el término desarrollo sostenible es muy complejo porque los problemas del entorno están relacionados con los problemas sociales y viceversa. ¿Por qué ocurrió esto?  Muchos países (principalmente aquellos llamados en vías desarrollo) se negaban a participar si no se hablaba también de su desarrollo económico, ya que no veían justo que que si el “primer mundo” rico había destrozado su medio ambiente para enriquecerse, ahora se pusieran trabas al desarrollo económico del “segundo” y “tercer” mundo en base a la protección del medio ambiente. De esta manera el desarrollo sostenible paso a definirse como la integración de los factores económicos, sociales y ambientales.  En él se habla de desarrollo sostenible siempre desde el punto de vista de un equilibrio entre estas tres dimensiones: la ecológica, la económica y la social.

DS

Si falla alguna de las tres facetas o pilares del desarrollo sostenible, el crecimiento armónico se transforma en una utopía irrealizable. Por ejemplo, de nada serviría una sociedad en la cual los principios ambientales se respetaran pero donde, al mismo tiempo, la pobreza y la marginalidad social irían en aumento, ya que tarde o temprano la urgencia económica provocaría un retroceso en la cuestión ecológica. En ese caso, la armonía se rompería y una de las caras del desarrollo prevalecería fuertemente sobre las demás.

En resumen, podemos decir que todos estos pilares son interdependientes y que se refuerzan mutuamente, creando en conjunto el escenario necesario para una sociedad sostenible desde el punto de vista ambiental, social, económico y cultural. De esta forma, una mayor conciencia ecológica no es suficiente para garantizar la sostenibilidad en el planeta, si no está acompañada de una visión integradora que armonice todas las necesidades del hombre y de su relación con el medio ambiente.

Hasta aquí, os he echado un sermón sobre lo que es en “TEORÍA” el desarrollo sostenible.

A partir de este momento os propongo reflexionar sobre si esa equidad se ha conseguido en alguna zona del mundo o si es necesaria otra actitud más fuerte, otra forma de pensamiento más “radical” para poder paliar todo lo hecho hasta el momento.

¡Nos vemos el siguiente jueves! (prometo que será más corto)

Anuncios

Un comentario el “Un “TODO” conectado III

  1. no nos vas a sacar de dudas? alguna habrá no?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s