De cómo gestionar emociones: Un viaje por el mundo emocional

La semana pasada hablábamos de cómo gestionar nuestro tiempo y no caer en la procrastinación. Esta semana me gustaría que viajáramos juntos a un mundo un poco especial: el mundo emocional. ¿Alguna vez te has preguntado qué es una emoción? ¿Cuántas emociones hay? ¿Cómo gestionar correctamente eso que llamamos sentimientos y emociones?

Seguramente, estas y otras preguntas sean contestadas de formas muy diferentes en función de tu edad, tu experiencia vital, incluso la región en la que vivas.

¿Qué es una emoción? ¿Qué es un sentimiento? Mucho se ha estudiado este tema en Psicología. William James hablaba de cambios fisiológicos en el cuerpo a los que les asignábamos un nombre.

Por ejemplo, cuando notamos bienestar en nuestro cuerpo, tranquilidad y además se nos acelera un poco el pulso… al conjunto de todo ello lo llamamos “alegría”. Incluso decimos “estoy alegre”.

La emoción es eso que sentimos dentro y expresamos como tal. Siento tranquilidad, se me acelera el pulso..."estoy contento"

La emoción es eso que sentimos dentro y expresamos como tal. Siento tranquilidad, se me acelera el pulso…”estoy contento”

Desde pequeños nacemos con la capacidad de sentir y expresar emociones, pero no tanto con la capacidad de identificarlas, eso depende más del aprendizaje. Sin embargo, se puede constatar que existen 6 emociones primarias, llamadas también universales, ya que se expresan de una forma similar en todo el mundo, sin importar el sitio en el que hayamos nacido.

Las 6 emociones primarias descubiertas por Darwin y refutadas por Ekman serían:

  • Ira
  • Tristeza
  • Alegría
  • Miedo
  • Sorpresa
  • Asco

Junto a estas emociones primarias, estarían otras, llamadas secundarias o sociales, ya que depende su expresión, de la cultura y educación en la que hayamos vivido. Estas emociones serían por ejemplo:

  • Vergüenza
  • Culpa
  • Aversión
  • Indignación
  • Envidia

Lo que hay que tener muy claro con respecto a las emociones, es que forman parte de nuestra esencia, tanto o más que nuestra inteligencia. Biológicamente, se han descubierto circuitos neuronales responsables de las emociones en nuestro cerebro. Si bien parece que el ser humano perfecto es aquél que debe ser como un robot, cada vez entendemos que las emociones son importantes para nuestro día a día.

Ya hemos visto que las emociones “existen” y no son un invento de Disney. Ahora bien, ¿cómo manejamos emociones?

El primer paso para manejar una emoción es identificar las emociones como tales. Para ello, deberíamos hacer consciente esos cambios fisiológicos y darle un nombre. Es decir, cuando se altera nuestro cuerpo, debemos ser capaces de entender el porqué. Darwin decía que las emociones cumplían una función.

Las 6 emociones básicas: Ira, Tristeza, Alegría, Miedo, Asco y Sorpresa

Las 6 emociones básicas: Ira, Tristeza, Alegría, Miedo, Asco y Sorpresa

Así, por ejemplo, la ira cumple una función de rechazo. Cuando odiamos o sentimos ira hacia algo, nuestro cuerpo nos “incita” a destruir ese algo.

Una vez identificada la emoción y su causa, debemos aprender a gestionar la situación. En el ejemplo anterior la solución sería destruir ese algo que nos causa ira. De esta forma se calmaría nuestra ira y sentiríamos bienestar o “alegría”. Pero, ¿qué pasa cuando no se pueda destruir ese algo? ¿Qué pasa cuando un algo es un alguien? Quizá sea entonces cuando la ira y el odio nos traiga más que un problema y tendremos que manejarla de otra manera. Debemos aprender a expresar la emoción de otra forma. Ya no sirve destruir (literalmente sería matar a ese alguien). Buscaremos soluciones menos eficaces como ignorarle, no hablarle, incluso atacarle verbalmente. Pero esto no hace que nuestra emoción desaparezca, sino que irá en aumento, pues el odio alimentará nuestro corazón y con cada rechazo nos alejaremos más de esa persona. No se puede odiar eternamente.

Muchas veces nos dejamos llevar por las emociones, pensando que nos van a llevar a un final feliz. Nos cegamos de ira, amor, rabia, dolor, tristeza… y no vemos el mundo con claridad. En este punto, os invito a cambiar vuestras gafas, poneros unas gafas más “racionales” y a intentar razonar con esa emoción. No será fácil, pero no imposible. Os sugiero que penséis, antes de actuar, posibles caminos alternativos y, muy especialmente, en las consecuencias de esos caminos.

Así, por ejemplo, en el caso del odio a un alguien deberemos ser conscientes que no todo el mundo tiene porqué gustarnos, pero no podemos enfocar toda nuestra energía en odiar a una persona. La solución pasa por entender a la otra persona, sin hacer juicios de valor…entenderla separada de sus acciones y, quizá esto o aquello que no nos gusta, pero no significa que no nos gusta fulanito/a.  En este sentido podemos buscar aspectos positivos que sí nos gusten y, quizá, descubramos que hay cosas en las que coincidimos. Si por el contrario, a pesar de hacer el esfuerzo,  no encontramos nada en común con esa persona y pensamos que todo lo hace mal, optaremos por la solución del respeto y la comunicación:

El mantra es: “Vale, entiendo que tú (fulanito/a) haces esto (X) que a mí no me gusta”

Llegados a este punto, somos conscientes de la emoción, su  y la solución más racional a seguir.

Como curiosidad, os dejo un artículo breve sobre la influencia de las emociones en la salud:

http://desqbre.wordpress.com/2013/12/03/los-sentimientos-que-hacen-mal-a-la-salud/

Hasta aquí llega nuestro viaje de hoy en el que hemos visto la importancia de las emociones y un breve esquema de cómo gestionarlas. Os invito a que comentéis cómo expresáis vuestras emociones o si creéis que las gestionáis bien.

¡Feliz martes y hasta la próxima semana!

Anuncios

7 comentarios el “De cómo gestionar emociones: Un viaje por el mundo emocional

  1. Yo viendo las máscaras propondría otro orden de emociones:
    tristeza / sorpresa / alegría / asco / ira / miedo
    Cómo no va a ser difícil la vida si ya en el manual nos plantan el doble de emociones primarias negativas! jiji
    gracias

  2. José Manuel G. dice:

    Siempre me sorprendes gratamente con tus artículos Iván. En este caso tengo que decir que la teoría está muy bien, pero lo de llevarlo a la práctica ya sería otra historia…..
    Gracias por tan magnífica exposición.

  3. Hola a Tod@s!:

    ¡Me ha encantado tu publicación Iván!y, en vista, de que a todos nos preocupa cómo llevar a la práctica la teoría de la gestión de las emociones, propongo la lectura de un artículo relacionado que espero que os sirva al menos para tomar conciencia sobre la importancia que tiene dicha gestión de la emociones en nuestras vidas. En este caso en concreto de el artículo que adjunto a continuación, se trata de aprender a sentir emociones incómodas.

    http://habilidademocional.com/2012/11/24/aprender-a-sentir-emociones-incomodas/

    Saludos!:)

  4. Disculpad las faltas de ortografía.., el diccionario del móvil es caprichoso!;)

    “En este caso en concreto del artículo que adjunto a continuación..”

    Saludos!:)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s