El Día Mundial de la Educación Ambiental

El pasado domingo, 26 de enero, fue el Día Mundial de la Educación Ambiental.

La celebración de este día tiene su origen en 1975, año en que se celebró en Belgrado (actual capital de la República de Serbia), el Seminario Internacional de Educación Ambiental. En dicho evento se establecieron los principios de la educación ambiental en el marco de los programas de las Naciones Unidas. Además, se publicó la Carta de Belgrado, en la cual se plasman los objetivos fundamentales de la educación ambiental a nivel mundial.

Personalmente creo en la importancia de que en el calendario estén marcados los días mundiales y europeos de diferentes temáticas. Hay muchos, si, y a veces saturamos, también, pero aun así pienso que son buenos por el hecho de que unen a personas de todo el mundo y se consigue que, al menos por un día, pensemos en algo común.

Aunque aún no he escrito nada específicamente sobre la educación ambiental, qué es, con qué o con quien trabajamos l@s educador@es ambientales y los problemas de nuestra profesión, sé que muchas personas de las que nos leéis sabéis de sobra de qué va este trabajo. Por eso me permito el lujo de ir directamente al grano con este día tan especial para mí (pero no os librareis de que en otros post escriba sobre ello).

Este año la Federación de Entidades de Educación Ambiental (cuyas siglas nos dejan ver el humor que hay que tener para seguir creyendo en lo que hacemos: FEEA), junto al Seminario de Entidades de Educación Ambiental, organizó una campaña llamada:

¡GRITA POR LA EA!

Personas de toda España nos unimos a la campaña pegando gritos como posesos para que se nos oyera.

Pero… ¿qué queremos exactamente?

La lista puede ser interminable, por lo que sólo os pondré algunas de las cosas que creo más importantes:

– El reconocimiento por parte de la sociedad de nuestra profesión (legalmente ya tenemos un numerito para cuando vayamos al paro poder decir lo que somos, 2326, para el que no lo sepa), pero para el resto del mundo somos cualquier otra cosa: monitores de tiempo libre, monitores de inglés que hablan de arbolitos, cuentacuentos, etc. (todo sin menospreciar a los que se dedican a cualquiera de las profesiones antes nombradas, que quede claro, pero cada uno a lo suyo, ¿no?)

– Que no se quiten más puestos de trabajo relacionados con el medio ambiente

– Que sigan existiendo programas de educación ambiental en las escuelas

– Que se de la importancia que tiene al medio ambiente. Los delitos medioambientales apenas se tienen en cuenta.

–  Etc etc.

Para que podáis ver un poco como nos degañitamos, os recomiendo una visita a la página del Facebook de la FEEA:

https://www.facebook.com/Federacion.Entidades.Educacion.Ambiental.FEEA?fref=ts

Y os dejo el “grito” especial que hizo AENAT (Asociación de Educadores Ambientales de Asturias), este año. Que por cierto, si no llega a ser por la colaboración del Grupo de 1º de Interpretación de Lengua de Signos, no hubiera sido posible debido a la apatía general que se ha apoderado de esta asociación, a la que, por cierto pertenezco (pero ese es otro tema, posible futuro post).

Anuncios

2 comentarios el “El Día Mundial de la Educación Ambiental

  1. Aaaaaaaaaaaaaaaaa….(yo también grito)…

  2. Diana dice:

    Yo también creo en los días de… Aunque haya que luchar por las cosas todos los días…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s