De las entidades sin ánimo de lucro (I) : Asociaciones

¡Bienvenidos a un nuevo martes!

La semana pasada os hablaba del Voluntariado y me estrenaba en el “noble arte de hacer infografías”. En esta ocasión, quiero seguir con la tendencia y hablaros de la otra cara del Voluntariado: las entidades no lucrativas u ONG’s.

Las Organizaciones No Gubernamentales u ONG’s se caracterizan, a diferencia de las empresas por carecer de ánimo de lucro. Esto es, no buscan ni persiguen entre sus fines obtener los máximos beneficios al mínimo coste. Al contrario, al carecer de carácter lucrativo, todos sus beneficios los destinan a su objeto social. Esto es especialmente complicado en un contexto de crisis en el que la mayoría de entidades desaparecen por falta de financiación – sobre todo pública. Famosos son los casos de ONG’s que han tenido que cerrar después de años de lucha y la caída en la partida presupuestaria a la Cooperación al Desarrollo.

Las formas jurídicas que toman las ONG’s en España son: Asociación y Fundación.

ong

En el post de hoy veremos las Asociaciones. El derecho de asociación está recogido en la Constitución en el artículo 22. Para el desarrollo de este derecho se creó una ley orgánica específica: ley orgánica 1/2002, del 22 de marzo, reguladora del Derecho de Asociación. Esta ley afecta a todas las asociaciones españolas excepto: las de carácter eclesiástico, sindicatos, partidos políticos.

Una asociación se define como la unión de 3 o más personas con un interés común: ya sea particular o general. En España existen muchas asociaciones, de distinto tipo: culturales, deportivas, de intervención social, asistenciales, medioambientales, de cooperación…

Para la constitución de una asociación hacen falta por tanto 3 personas promotoras (físicas o jurídicas), sean estas públicas o privadas y un acuerdo de voluntades. En el caso de personas físicas sólo es necesaria la capacidad de obrar. En el caso de personas jurídicas, el acuerdo por parte de sus consejos directivos. El acuerdo se plasma mediante un documento que se denomina acta fundacional. El acta fundacional ha de contener:

  • Nombre y apellidos de los promotores de la asociación (si son personas físicas), la denominación (si son personas jurídicas), el domicilio y la nacionalidad
  • La voluntad de constituir la asociación, los pactos que se establezcan y la denominación de ésta
  • Los estatutos de ésta
  • Lugar y fecha de constitución, con la firma de los promotores
  • Junta directiva provisional con los cargos y nombres.

Los Estatutos, o normas de una asociación, son la base de la misma. En ellos debe constar como mínimo:

  • Denominación o nombre de la asociación
  • Domicilio y ámbito de actuación
  • La duración (si la asociación es temporal)
  • Los fines y actividades de la asociación, de forma precisa
  • Los requisitos y modalidades de adhesión de los/as socios/as
  • Los derechos y deberes de sus asociados/as
  • Los criterios de funcionamiento
  • Los órganos de gobierno y representación
  • Patrimonio inicial (en caso de tenerlo)
  • Causas de disolución

Las asociaciones no necesitan de un capital inicial y pueden estar inscritas o no en un registro. La asociación, independientemente de su registro, se constituye en el momento del acuerdo de voluntades. El registro tiene efectos de publicidad frente a terceros. En el caso de estar inscritas, se inscribirán en el registro que les corresponda según ámbito de actuación. Existen registros de asociaciones a nivel local, autonómico y nacional.

Las asociaciones pueden dedicarse a actividades económicas (si así consiguen sus fines) y recibir aportaciones económicas de diferentes fuentes:

  • Subvenciones públicas o privadas
  • Donaciones
  • Cuotas de socios

Para acceder a subvenciones públicas sería conveniente que la asociación estuviera inscrita en un registro. Como mínimo, sería conveniente estar registrado a nivel autonómico y/o a nivel local, ya que la mayoría de convocatorias piden como requisito estar inscrita en el registro correspondiente. A pesar del contexto económico, aun existen convocatorias de subvenciones públicas para financiar proyectos y el funcionamiento de las ONG’s. Lo cierto es que la financiación pública sigue siendo un recurso fácil y asequible. Contrariamente a la creencia, el dinero público no se regala. La mayoría de las subvenciones públicas tienen un carácter finalista (es decir, que se entregan para un proyecto X), debiéndose justificar documentalmente, al mínimo detalle, el gasto, sobrecoste, etc. Aun así, existen asociaciones que han conseguido firmar convenios con las AAPP, es decir, acuerdos de financiación y mantenimiento.

Las asociaciones pueden tener socios. En este punto deberíamos diferenciar a los socios de los donantes. A los primeros (los socios) se les puede exigir una cuota por el hecho de ser socios y tienen plena participación política en la asociación. Forman parte de la asamblea General (órgano de representación y gobierno de una asociación) y puede formar parte de la Junta Directiva (órgano de representación de la asociación). Los segundos (socios/donantes) serían colaboradores. Su papel en la asociación es contribuir con dinero y financiar a la entidad. Aunque la asociación puede y debe tenerlos en cuenta, no tienen poder político y su vinculación y compromiso con la asociación es menor. En asociaciones declaradas de utilidad pública, sus donaciones tienen derecho a una deducción del 25% sobre el IRPF y se les entrega un certificado de donaciones a tal efecto.

Como ya se ha dicho, por tanto, el conjunto de socios de una asociación, con poder político, se denomina Asamblea y es el órgano de decisión supremo de una asociación. La asamblea elige a sus representantes, que formarán la Junta Directiva. Por norma general la asamblea se convocará al menos una vez al año.

Una asociación podrá disolverse cuando así lo indiquen los Estatutos, por orden judicial o en los supuestos del artículo 39 del Código Civil (expiración de plazo, imposible cumplimiento o cumplimiento del fin fundacional).

Quizá haya cosas que me he dejado en el tintero acerca de las asociaciones, así que os invito a preguntar sin miedo. Pasad buena semana y en el próximo post seguiré con las Entidades No lucrativas hablando de las Fundaciones.

Gracias por leernos y feliz semana

Anuncios

Un comentario el “De las entidades sin ánimo de lucro (I) : Asociaciones

  1. […] ya veíamos en un post anterior, las entidades sin ánimo de lucro en España pueden tener 2 formas jurídicas: Asociación y […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s