Pinceladas: Parque Natural de Ponga

La montaña asturiana siempre me sorprende. Empezando por los grandes picos de los que hablamos en el anterior post hasta el más pequeño de los rincones de un bosque que esté cubierto de hojarasca.

Precisamente bosque es lo que no le falta al espacio natural protegido protagonista de hoy: el Parque Natural de Ponga.

Creo que junto al de Redes son dos de los más desconocidos entre la gente. Se me ocurre que puede ser porque tienen relativamente cerca Picos de Europa, que da sombra a todo lo de alrededor (aunque no debería), pero realmente no lo sé.

mapa-ponga

Este espacio fue declarado como tal en el año 2003. Tardó un poquito más en ser Parque Natural porque en un principio se quería poner junto al de Redes, pero resultaba absurdo debido a la falta de comunicación entre ambos territorios. Los separa un gran cordal, el “Cordal de Ponga”, al que pertenece el pico Tiatordos, de 1951 m. (entre otros), que es un murallón infranqueable (aunque no es la altura mayor de la zona, Peña Ten es la que tiene este honor, con 2143 m.). Los picos como el Tiatordos y Peña Ten son bastante conocidos entre las personas a las que le gusta la montaña, pero a mi el que me tiene enamorada (no me preguntéis por qué) es el Maciédome. Tiene un no sé qué que qué se yo (como decía mi güela).

Ponga, además del nombre, que me encanta, tiene un bosque mágico, por el que pasear deja los pulmones y la cabeza limpios y claros que es una maravilla. Es el Bosque de Peloño. Éste tiene además su propia declaración, es Reserva Natural Parcial (ya os comentaré en otros post que es esto, si no lo sabéis ya…). Es un hayedo impresionante, de bosque maduro como pocos se pueden ver. Encima tenemos la “suerte” de que hay una ruta que pasa a través de él por una pista de tierra (recomendable 100%).

Para hacer diferentes unos post de otros, en esta serie de espacios protegidos que me he propuesto hacer, quiero destacar algo que diferencie a cada espacio. En el anterior post fueron los grandes picos y en este es la tradición y cultura del lugar.

Existe una fiesta “pagana” que celebran desde hace cientos incluso me atrevería a decir que miles de años, los ponguetos, que es la de los “Aguinalderos”. Consiste en que una cuadrilla de hombres solteros y jóvenes (a veces), a caballo recorren varios pueblos de la zona, cantando cancioncillas tradicionales. Pero el verdadero protagonista es un personaje llamado “El Guirria” , que va disfrazado y cumple su papel a pie, aunque a ratos también le llevan a caballo. Este lleva un saquito de ceniza, salta y brinca con la ayuda de un palo largo, que utiliza a modo de pértiga y va vestido que mete “mieu”, con unas ropas estrafalarias anaranjadas y azules normalmente y una careta con largas barbas negras, y un gorro cónico. A las mozas del lugar su presencia les causa pavor, las besa si las encuentra por el camino o en cualquier sitio, tiene la libertad para cometer ciertos excesos y atropellos, en nombre del Año Nuevo, que es lo que se celebra con esta tradición. También suele salir una  segunda cuadrilla de “aguinalderos”,  infantiles que van montados en burros. Estos niños a los 15 años pasan a la categoría de mozos, pagan el “derecho al piso” y ya pueden entrar en el sorteo para los emparejamientos la noche de San Silvestre. Es la costumbre que se hace ley en estos pueblos de alta montaña.

¡No me digáis que no es prestoso!

Como toda nuestra región, Ponga está plagado de pueblines hermosos, empezando por la capital del Concejo, San Juan de Beleño (su nombre procede de Belennus, dios del Sol celta). Muchos, como Sobrefoz se esconden entre las montañas y algunos apenas se mantienen en pie, pero aun así conservan construcciones tradicionales y peculiares de la zona, como por ejemplo Biamón, donde hay algún que otro “horru beyuscu”.  Diréis…bueno un hórreo en Asturias…¡¡menuda particularidad!! Pues sí, este lo es porque es un hórreo pequeño que en vez de tener el tejado a cuatro aguas lo tiene a dos aguas. Se cree que es el modelo más primitivo el cual fue evolucionando hacia lo que son los hórreos más comunes de Asturias. Evidentemente el nombre viene por la zona en la que abundan más, Los Beyos, aunque también pueden verse algunos por el concejo de Caso.

Pues tras este breve recorrido por Ponga, sólo animaros a que exploréis esta zona porque es merecedora de la protección, con creces.

Os dejo enlaces para que podáis informaros mejor y como va a ser lo tradicional, un mural de fotos de lugares únicos.

¡¡DISFRUTAD DE LA NATURALEZA!!

ponga

http://www.asturias.es/medioambiente/articulos/ficheros/Parque%20Natural%20de%20Ponga.pdf

http://www.ponga.es/parque-natural

https://www.facebook.com/pages/Centro-de-Interpretaci%C3%B3n-de-Parque-Natural-de-Ponga/1388451108061013

Anuncios

2 comentarios el “Pinceladas: Parque Natural de Ponga

  1. Diana dice:

    Me apunto la ruta, que esta zona no la conozco. Hay tanto que descubrir…

  2. yo este también porfi :) necesito mente despejada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s