Office Mix. Funcionalidades para la creación de material didáctico a través de Powerpoint

Office Mix Se trata de un nuevo add-in que aglutina una serie de funcionalidades que van más allá del uso habitual de PowerPoint y la conviertien en un generador de videotutoriales que combina grabaciones de audio y vídeo, vídeo, capturas de pantallas y cuestionarios adicionalmente a las diapositivas típicas con sus animaciones.

Office Mix puede ser descargado por cualquier usuario que, disponiendo de PowerPoint 2013, acceda a la página web de mix.office.com y se registre con una cuenta de Facebook, Google o Microsoft.

Microsoft ha escuchado a los blogueros y educadores, que pedían herramientas para crear cursos y lecciones online de forma sencilla, y aquí está la respuesta. Se llama Microsoft Office Mix, un complemento Sigue leyendo

ALGO MÁS QUE EDUCACIÓN AMBIENTAL

Esta semana reconozco que me ha pillado el toro (qué expresión tan fea…). Desde el jueves pasado que publiqué el último post la semana no es que haya pasado volando es que ni la he visto delante.

Ayer mismo, me senté tranquilamente frente al ordenador a reorganizar posibles temas y a pensar en que había pasado durante estos últimos siete días y las ideas empezaron a venir solas: puedo grabar un vídeo en LSE (os acordáis de qué es, ¿no?. Lengua de Signos Española), ….puedo hablar sobre la sordoceguera, ….puedo hablar de cómo vivir lo más acorde posible con el entorno, ….

Pero al final mi mente volvía una y otra vez a las vivencias (breves pero intensas) del curso que hice este sábado de Programación Neurolingüística. Al ver a la docente Marta, expresarse y ayudarnos a hacer lo mismo a nosotros, lo vi claro,  ella lo vive, ella lo siente, ella nos llega… y con esta misma sensación abordamos los/as educadores/as ambientales de vocación nuestro trabajo. Pero para ello necesitamos entrenamiento, herramientas, recursos.

¿Cómo lo hacemos? Sigue leyendo

De cómo empecé a escribir mi primer post- Historia de un psicólogo en desempleo (I)

He “estao” durmiendo a dos metros bajo tierra y ahora he “decidío” dormir sobre la tierra. He “pasao” tanto tiempo lamentando lo que no entendía, que ahora prefiero que me den las claras del día. (No más lloráBebe)

Hoja en blanco. Un montón de palabras en mi mente. Ideas desordenadas. Ninguna conexión aparente entre ellas. Una pregunta: ¿por dónde empezar? La cosa parecía fácil. Busca entre todas esas ideas, elige una y desarróllala. Parece increíble cómo impone el papel en blanco y la presión para escribir te invade. Sin embargo, una vez escrita la primera línea, la primera frase, la primera palabra… el resto está rodado. Mis manos se deslizaban por el teclado y las ideas iban saliendo solas. Al principio parece que escribes cosas sin sentido. Lees. Relees. Revisas. Piensas. Sigues escribiendo. Decides que estás hablando de otra cosa totalmente diferente y… cambias de párrafo.

Recuerdo cuando en la escuela, el instituto y la facultad tocaba escribir un texto. Nunca he sido bueno en aquello de escribir grandes textos. Tampoco soy bueno en dar grandes discursos. Los que me conocen saben que soy de decir mucho con pocas palabras. A veces sólo hace falta eso: una palabra que lo exprese todo. A medida que un discurso se alargue está demostrado que la atención decae. Eso lo saben bien los políticos. Pueden extenderse una hora entera sosteniendo sólo una idea. Y así, pueden mantener la atención durante… dos párrafos.

Empieza el tercer párrafo. Aquí debería empezar a desarrollarse la idea que se introdujo en el primero, después de la anecdotilla del segundo. Hablábamos de hojas en blanco, de cómo empecé a escribir mi primer post (ése es el título). Lo que no queda nada claro y sería una pregunta interesante sería: ¿Por qué? O mejor dicho ¿Para qué? Este es el momento en el que en las películas hay una especie de flashback, la imagen se difumina y una voz en off cuenta una historia. Sigue leyendo